Apenas distingo ya tu aliento,
tu presencia es extraña,
agua en estéril desierto,
y en noches rutinarias,
busco tu recuerdo
en habitaciones solitarias