Amanezco sin un atisbo de rencor, tu piel es solo un recuerdo, tu voz un eco que se desvanece y en tu maleta, raptaste mi esperanza. En ese viaje, no alcanzaremos la noche.