12 comentarios en “Amanece, que no es poco”

  1. ¡Qué maravilla!, yo sólo veo un mamotreto de cemento enfrente cuando subo la persiana; seguro que si viera ese paisaje me levantaría de mejor humor. Un besazo

  2. Cuando subo la persiana, veo la chapa color aceituna del maldito Pabellón Psiquiátrico-Deportivo, es odioso. Antes veía al menos la montaña, pero desde entonces, creo que me levanto de mal humor. Es una bella foto, Ángel. Ojalá en mi caso, pueda estar de nuevo frente a la naturaleza, como en mi infancia…

  3. Esta grandiosa vista es una mezcla misteriosa de tonalidades: ni deslumbrante, ni muy oscura. La veo y comprendo de alguna manera cómo se alimenta tu vida…

    Un abrazo-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *