Alma que a mi lado reposa
compañero de feliz sino
eras sin ser mi más bella rosa
la más sublime de mi camino
Soñaba despierto tu voz armoniosa
pues en mi piel tus notas cobijo
y amanezco en tu boca
entre besos y suspiros
Ahora mi palabra en tus manos mora
y son míos tus labios
ahuyentan tus ojos las sombras
y ya nada necesito…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *