Alimentaba tu luz
ilusiones concretas
entregaste tu juventud
a manos llenas
en vana actitud
colmaste paciencias
Ahora buscas el sur
como flor su primavera
en/de mi vida quietud
y un alma serena
No te he olvidado aún
y llamas a mi puerta
ahora al fin el cielo es azul
no deseo otra condena