Alcanzo tu abrigo y solo deseo
perderme en ansiado terciopelo,
pausar mi savia en tu puerto,
sanar heridas con tus besos
y saborear los tiempos venideros