Acompasadamente mi tiempo retorna a tus rincones, cada retazo de tus promesas es un hallazgo gozoso, cuando todas las piezas encajen, habremos unido nuestros ritmos, alcanzado el paraíso…