Abrí el cuaderno de tu sonrisa,
sin temor al tiempo ni a la prisa,
navegando entre luces distantes,
noches claras y rimas consonantes.
En el ocaso de las palabras,
solo silencios llenan la madrugada,
solo en tus brazos albergo cordura
y llego al alba sin temor ni dudas.