A veces soy un gato

A veces soy un gato que lame sus heridas y se hace fuerte,
Con el fin de llevar la luna en sus poderosos ojos
Y salir a deslizar la intranquilidad por el mundo, y morder
Como ningún otro podría. Y jugar con sus presas.

Estoy en la ruina, esto todo desgraciado lo sabe; no saben,
En cambio, conquistar una mirada o lubrificar bien un cuerpo.
Yo sí. A veces soy un gato tierno y triste, ajado, una flor
Del desierto o cualquier otra bobada por el estilo; y entonces,
Sólo entonces, enamoro, y enamoro para siempre.

A veces, aunque me crea un enorme montón de basura, soy un gato
Que ansía la guerra y la obtiene; un gato solitario y en celo;
Un gato negro y demoníaco que deambula silencioso por ahí,
Entre tus piernas, en tu sangre o en todas y cada una de tus neuronas.
Eso es todo; y cuando no soy un gato, no sé muy bien lo que soy.

Zonde