A veces recuerdo tu mirada,
directa, sosegada e intensa
aquella que desnudó mi alma
la vez primera
A veces te busco en muda calma
entre tímidos escarceos
y noches osadas
en oscuros y largos paseos
por calles aisladas.
A veces recuerdo tu llegada
sumergido en tristeza
viniste entre esperanzas
con tu belleza serena
aquella que mi sed saciaba
y era fin de mi condena
A veces recuerdo tu sonrisa olvidada
tu timidez previsible
entre tus manos escapada
mi corazón te hizo posible
y mi vida te esperaba