A veces recorro el mundo del espejo, el espejo de tus ojos, en la eterna búsqueda del alma, de tu luz interior que una vez perdí. Vago por los senderos de tu corazón con la esperanza de hallar alguna semilla de la cosecha de nuestro amor y cada día sin ella, mi ilusión se desvanece

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *