A veces contemplo el horizonte como si fuese un desconocido, hasta que el sol se acerca y le besa en los labios, entonces comprendo que el horizonte soy yo.