A tus palabras añadí vocales,
vano fue el intento,
aquellos altivos umbrales
nunca fueron satisfechos.
Liras, sonetos o romances,
jamás piedad tuvieron
y en sinuosos lances
de mí se despidieron