A cal y canto

imagen

Ventana cerrada a cal y canto, esperando ser abierta. Una figura geométrica, el cuadrado, perfecta en la primigenia simbología de las formas.

Caminando por las calles del Albayzín, en Granada, me sorprendió su forma y sus rejas, e imaginé a alguien en su interior, fuera del alcance de la vida cotidiana. A través de la fotografía pensé que podría ver qué había al otro lado, y creo que lo conseguí, porque todo es posible si se pone el empeño suficiente.

5 comentarios en “A cal y canto”

  1. Siempre he admirado a aquellos alquimistas sin nombre dotados del poder del extraer materiales preciosos de la mas simple o al menos a los ojos del resto de la gente , cotidianidad.

    gracias.

  2. me inspira desasosiego, me ahoga y me entristece, porque aunque si intuye un interior, nunca me dira que pertenece a una feliz historia, y que sus rejas nunca encerraron un alma viva, una mirada deseando ver las maravillas del mundo…
    siento este pesimismo, quizas se deba a mi claustrofobia.
    un saludo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *